lunes, 31 de octubre de 2011

La alergia alimentaria

Así como hay personas intolerantes al glúten, los llamados celíacos, de los que hablábamos un par de entradas atrás, también hay personas que son intolerantes hacia determinados alimentos. Pero en este caso no estaríamos hablando de intolerancia alimentaria (como al glúten o a la lactosa) sino de alergia alimentaria. A quien le interese saber la diferencia entre estos dos conceptos puede consultarlo clickeando aquí: Alimentación Sana. Al igual que les ocurre a los celíacos, esta se trata de una enfermedad que va desarrollándose de forma progresiva desde la infancia pero, a diferencia de la anterior, las personas que la padecen tienen "un alto riesgo" de desarrollar rinitis o asma de tipo alérgico cuando sean mayores. El asma puede presentarse en diferentes edades en forma de tos y pitos de forma recurrente. De hecho, según el doctor Sanz, especialista en neumología infantil del Hospital Casa de Salud de Valencia: "En la primera etapa de la vida se manifiesta en forma de alergia alimentaria: al huevo, a la leche, al pescado, como primera manifestación de atopia y posteriormente pueden manifestarse en alguna enfermedad respiratoria de origen ambiental", ha comentado el galeno. Por ello, es necesario acudir lo antes posible a un especialista para intentar tratarla y tomar las medidas que sean pertinentes para conseguir una mejor calidad de vida.

Como ya sabemos, los celíacos son personas que genéticamente están predispuestas a padecer esta enfermedad en un futuro. Lo mismo les pasa a esos niños que nacen con predisposición genética a sensibilizarse a alérgenos alimentarios o ambientales. Como es lógico, si una persona tiene antecedentes familiares de alergia, esa persona tendrá más posibilidades de contraer esa enfermedad en un futuro que otra que a lo mejor no tenga esos antecedentes. La herencia familiar es determinante, afirma el doctor Sanz, quien añade que si los dos padres son alérgicos, las probabilidades aumentan hasta un 60% y se denominan "niños de alto riesgo alérgico".

Como ya hemos mencionado, esta alergia se puede manifestar debido a factores de tipo alimentario o ambiental. Ahora nos vamos a centrar en este segundo punto, el factor ambiental. Para Sanz, hay factores ambientales que aumentan el número de niños con enfermedades alérgicas, como estilos de vida, factores climáticos y de contaminación atmosférica, "con más detecciones de alergias en los medios urbanos que en los rurales". Ante esta situación, es importante evitar factores de riesgo, como la exposición pasiva al humo del tabaco, y no llevarlos a la guardería con infección respiratoria, así como aplicar medidas higiénicas como lavarse las manos, ventilar las habitaciones y no compartir vasos ni cubiertos.
Contrariamente a lo que se piensa, los niños asmáticos deben hacer deporte ya que "es conveniente tanto física como psicológicamente" para un adecuado desarrollo en los pequeños. Por tanto, aconseja el ejercicio físico, bajo un adecuado tratamiento y control, con unas recomendaciones específicas en función del deporte.


Según la web AlimentaciónSana.com,  los síntomas de las reacciones alérgicas a los alimentos serían los siguientes:
 
Respiratorios
Moqueo o congestión nasal
Estornudos
Asma (dificultad para respirar)
Tos
Sibilancia
Trastornos respiratorios

Cutáneos
Inflamación de labios, boca, lengua, cara y/o la garganta (angioedema)
Urticaria
Erupciones o enrojecimiento
Picazón (prurito)
Eczema 

Gastrointestinales
Dolor abdominal
Diarrea
Náuseas
Vómitos
Cólicos
Hinchazón

Sistémicos
Shock anafiláctico (shock generalizado grave)

Por otro lado, entre los alimentos más comunes que tienden a provocar esta alergia están: la leche de vaca, los huevos, la soja, el trigo, los crustáceos, las frutas, los cacahuetes y los frutos secos, como las nueces. Esto constituye un gran problema para aquellas personas que la padecen ya que estos alimentos pueden presentarse de forma pura o mezclados, es decir, varios de ellos en un mismo producto. Por ello, estas personas deben tener cuidado, mirar detenidamente las etiquetas de los productos y saber lo que comen en todo momento.Si queréis saber más, lo podéis encontrar en la página de AlimentaciónSana.com.
En este vídeo que os dejo a continuación, el doctor Gustavo Marino, jefe de alergología del Hospital Austral de Argentina, viene a decir lo mismo que ya os he explicado pero más detenidamente y añade alguna que otra cosa más.



4 comentarios:

  1. Joder,me estas sorprendiendo con tus blogs,esto es interesante y lo demas es tonteria :o

    ResponderEliminar
  2. Algo sabía de las alergias a determinados alimentos, pero no sabía que a tantos...
    Y éstas personas ¿tienen algún tipo de tratamiento o sólo les basta con no comer los alimentos que le provocan alergia?
    Una entrada muy interesante y que creo que cada vez afecta a más personas, debido a los cambios genéticos, estilo de vida con malos hábitos en comida, el estrés diario, fumar y consumir alcohol...que yo creo que aunque no sean causas principales, influye mucho.
    Muy buena entrada Pilar!!

    ResponderEliminar
  3. El único tratamiento comprobado para la alergia alimentaria es evitar el alimento. Aun así, el médico puede recetarte alimentos suplementarios como por ejemplo, en vez de la leche de vaca, leche a base de soja.

    ResponderEliminar
  4. Pues eso nen, toquemos madera para que nuestros genes pasen por alto la alergia hacia el gluten de pato, aunque no todo sería malo como las tortitas de arroz que no están mal aunque nada comparado con el pan de las pizzas , bocatas y la nenn...ñaaaaaaaaam

    ResponderEliminar